Halloween contra Katrina

masd40

557647_3941769510507_1020031614_n

Asisto asombrada al desfile de disfraces chuscos que me he topado en todas las calles de Madrid durante el anochecer de este sábado 31 de octubre. Ya estamos, al parecer, suscritos a la pesadilla naïf del Halloween, una escenografía del terror desdramatizado, trivializado más bien, por la vocación consumista americana, siempre tan juguetona. Aunque en una versión tan de andar por casa que me reconforta: nuestros disfraces son grotescos y algo chabacanos, más bien chapucerillos. Porque en este país, a fin de cuentas, seguimos teniendo claro que lo que realmente importa es tener una excusa para salir a la calle a pasarlo en grande, aunque sea a costa de la idea de que la vida es breve y la muerte acecha a cada instante. O quizá precisamente por eso.

318796_3941763510357_284240859_nVecinas de Salem en Halloween

Recuerdo bien mi Halloween de hace tres años, en Boston, que viví con la curiosidad y la…

Ver la entrada original 520 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s